Programa Hambre Cero, ¿qué es y cómo funciona?

¿Sabías que en 2017 el número de personas con desnutrición alcanzó los 821 millones de individuos? Esto significa que una de cada nueve personas sufre hambre en el mundo, según el informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés. 

El problema empeora cada año en zonas de América del Sur, África y Asia. Sin embargo, también se refuerza la labor para combatir los diferentes tipos de malnutrición como la desnutrición crónica y la obesidad adulta, a través de mecanismos ligados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Hambre Cero, parte de la solución

Erradicar el hambre es uno de los grandes desafíos de la actualidad y, en consecuencia, no solo deteriora la salud de quienes la sufren, sino que ralentiza el progreso de otras áreas de desarrollo como la educación y el empleo.

Por ello, el Objetivo 2 del Desarrollo Sostenible, Hambre Cero, busca lograr seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible para mitigar la problemática mediante una serie de metas, mismas que los países miembros de las Naciones Unidas deben cumplir para el año 2030:

  1. Poner fin al hambre y asegurar el acceso de todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente.
  2. Poner fin a todas las formas de malnutrición abordando las necesidades de nutrición de los adolescentes, mujeres embarazadas, niños y personas de la tercera edad.
  3. Duplicar la productividad agrícola a través de un acceso seguro y equitativo a las tierras.
  4. Asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos mediante prácticas agrícolas resilientes, con la finalidad de contribuir al mantenimiento de los ecosistemas y mejorar la calidad del suelo y de la tierra.
  5. Mantener la diversidad genética de las semillas, plantas de cultivo y animales de granja a través de una adecuada gestión.
  6. Incrementar la inversión de la infraestructura rural, la investigación agrícola y los servicios de extensión para mejorar la producción agrícola en los países de desarrollo.
  7. Corregir y prevenir las restricciones comerciales en los mercados agropecuarios mundiales.
  8. Asegurar el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos alimentarios y sus derivados, así como facilitar el acceso a información sobre los mercados.

Con lo anterior, los 51 Estados Miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) deben implementar mecanismos enfocados al derecho a la seguridad alimentaria de todas y todos. Estos son monitoreados y revisados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), lo que permite que las medidas tomadas cuenten con procesos efectivos con base en el marco global para la responsabilidad mutua.

Asimismo, es responsabilidad de todos lograr el Cero Hambre con acciones para todos los sectores:

  • Sociedad: Evita desperdiciar alimentos, consume las porciones de comida adecuada y, si te sobran frutas o verduras en buen estado, dónalos a bancos de alimentos.
  • Iniciativa privada: Adopta e implementa prácticas sostenibles para la producción de alimentos.
  • Académicos: Contribuyan a fortalecer la investigación y colabora en la creación de soluciones innovadoras de impacto.
  • Gobiernos: Aseguren el acceso de todas las personas a la alimentación sana, nutritiva y suficiente a través de políticas públicas sostenibles.

De esta manera, todos podemos convertirnos en agentes del cambio para seguir transformando México con Cero Hambre.

Recommended Posts

Dejar un comentario