El 30 de marzo es el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, fecha instituida para alzar la voz y reflexionar sobre la indiferencia social y discriminación que viveesta población. ¡Inversión Social de Nacional Monte de Piedad se suma a este clamor!

En México, más de dos millones de personas llevan a cabo trabajo del hogar remunerado. De ellas, el 90% son mujeres. Se trata de una población históricamente vulnerada, víctima de prácticas discriminatorias y a la cual se le violan constantemente sus derechos laborales. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 96% de las trabajadoras del hogar no tiene un contrato de trabajo escrito y 36% empezó a trabajar siendo menor de edad.

Este tipo de discriminación laboral es alarmante. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) determina que en México las trabajadoras del hogar ganan en promedio 21 pesos por hora. En estados como Oaxaca y Chiapas, los salarios sólo llegan a 10 pesos por hora. Por si fuera poco, ocho de cada 10 empleadas del hogar son madres y una de cada tres es madre soltera, sin acceso a guarderías.

Además, 51% de las trabajadoras domésticas en el país se encuentran en situación de pobreza ; 98% no cuenta con ningún tipo de seguridad social ni acceso a entidades de salud y 71% no recibe prestaciones laborales. Apenas a 26% de ellas les pagan aguinaldo y solo 8% disfruta de vacaciones con goce de sueldo, según el estudio “Perfil del trabajo doméstico remunerado en México” de la OIT.

Cada año, el 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, como un llamado social para que esta situación de discriminación sistemática se sitúe prioritariamente en la agenda pública y se haga cada vez más visible. Esta fecha establece una invitación a todos los sectores involucrados para reflexionar y tomar acción en pro de este grupo, así como la garantía y reivindicación de sus derechos y su calidad de vida.

Esta fecha conmemorativa fue instituida en 1988 en Bogotá, en el primer Congreso de Trabajadoras del Hogar, donde además se conformó la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLATRAHO). A sus objetivos se han sumado múltiples organizaciones de trabajadoras del hogar, así como la oficina en México de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Un llamado para toda la sociedad

En medio de este panorama desolador de injusticia y discriminación, Inversión Social de Nacional Monte de Piedad colabora con la OIT en el proyecto “Inclusión laboral y social de las trabajadoras del hogar en México”, encaminado a promover el conocimiento sobre la situación de las personas trabajadoras del hogar y fomentar reformas, así como ratificar el “Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011” de la OIT para mejorar sus condiciones laborales.  

El 2019 fue un año importante en materia de derechos para las trabajadoras del hogar:

  • La Ratificación del Convenio 189 de la Organización Internación del Trabajo (OIT) sobre las trabajadoras y trabajadores domésticos
    • El Programa Piloto de incorporación de las trabajadoras del hogar al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)
    • Reformas al Capítulo XIII de la Ley Federal del Trabajo en materia de personas trabajadoras del Hogar
    • La definición del salario mínimo en 248.72 pesos diarios por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI)

Y el 2020 trae como reto la implementación y seguimiento de cada una de estas leyes, por ello, Todos los sectores de la sociedad tienen responsabilidad en cuanto a la dignificación de la labor de las trabajadoras del hogar. Inversión Social ha sido un activo aliado de esta causa en México. Para ello, creó la “Guía de derechos para personas trabajadoras del hogar
y empleadores”, la cual equipara los derechos de esta población con los de todos los trabajadores. El documento habla de una jornada laboral de ocho horas diarias, compensación por horas extras, descanso diario y semanal, y acceso obligatorio al Seguro Social, entre otras prestaciones.

Esta guía aporta para que las mismas trabajadoras del hogar se concienticen sobre sus derechos y el valor de su trabajo y para que los empleadores conozcan sus deberes y derechos. Asimismo, cada día se suman más esfuerzos e iniciativas a favor de esta población mexicana, desprotegida por las leyes y la sociedad durante muchos, muchos años.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Síndrome de Down