La violencia contra las mujeres es uno de los problemas más grandes de la sociedad. Independientemente de los esfuerzos para corregir o prevenir el comportamiento misógino, es necesario contar con espacios seguros en los que las víctimas puedan obtener protección.

En el podcast Todos Para Uno, Marisol Fernández, directora de Inversión Social de Nacional Monte de Piedad, platicó con Estela del Toro Cruz, presidenta de Fortaleza, Centro de Atención Integral a la Mujer I.A.P, y Leticia Hernández Bolaños, directora general de la organización, para conocer su labor de apoyo. 

El tamaño y la composición del problema

La organización señala que la violencia contra las mujeres es un problema público e impacta directamente en diversas dimensiones sociales: genera desigualdad y abuso de poder, lo que ocasiona la pérdida de la identidad de la mujer.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, el 46.5% de mujeres de 15 años en adelante han vivido un tipo de violencia. Esto afecta a todas por igual sin importar su condición social.

El primer indicador de que una mujer está siendo víctima, en un inicio, es la violencia psicológica: el tipo de comunicación verbal, el control del celular y de sus relaciones, la molestia por su vestimenta o el uso de palabras para referirse a ellas.

Cuando los signos comienzan a ser más latentes, la víctima tiende a cambiar de comportamiento, comienza a aislarse y alejarse de su círculo, hace lo posible para que nadie se dé cuenta de lo que está viviendo.

En cuanto a la violencia económica, ésta inicia cuando el hombre se siente con el poder de hacer a un lado el derecho que tiene su pareja, por lo que la minimiza con amenazas y condicionamientos.

Por otra parte, la violencia física va de menos a más, desde un empujón, una bofetada y va en aumento. Esto también se relaciona con la violencia psicológica, ya que la mujer se siente culpable y justifica el actuar del agresor.

De acuerdo con el Centro de Atención Integral a la Mujer, lo primero que debe de hacer la víctima, una vez que se ha identificando la  violencia, es no permitir que las agresiones continúen, expresar lo que está viviendo, poner límites y buscar ayuda.

“La violencia de género aparece desde el patriarcado, desde cómo nos están educando y cómo educamos a nuestros hijos. Hemos avanzado en el tema, pero no ha terminado el hecho de que, por ser hombre, se tiene ciertos privilegios. Es justo esta construcción la que buscamos deconstruir  para eliminar el machismo”, comentaron al respecto.

Señalaron que existe un gran avance en materia de denuncia y en su infraestructura; sin embargo, la práctica es la que suele entorpecer debido a que no existe una sensibilización por parte de los servidores públicos, por lo que exhortan a realizar capacitaciones sobre el tema.

Prevención y atención contra la violencia de género

Fortaleza cuenta con un grupo multidisciplinario que brinda refugio y asesoría gratuita a mujeres que sufren diferentes tipos de violencia. Tiene dos programas, uno de prevención y otro de atención que incluyen un resguardo emergente. La intención es proporcionarles un espacio digno donde es recibida, junto con sus hijos, desde la calidad y la calidez. 

Asimismo, brinda los siguientes servicios a través de equipos especializados:

  • Asesoría psicológica, psicoterapia, atención y prevención de cáncer cérvico uterino, consulta ginecológica y camas terapéuticas de masaje
  • Centro de atención interna, oficinas especializadas en violencia y refugio
  • Orientación jurídica y canalización
  • Centro de documentación para la consulta del público en general sobre el tema
  • Atención y orientación integral gratuita, terapia, acompañamiento, restablecimiento de redes de apoyo, canalización a servicios especializados

“Nuestra recomendación para las mujeres es que alcen la voz, habemos instituciones como Fortaleza donde podemos las acompañar para que tengan una vida libre de violencia, porque no están destinadas a vivirlo”, comentaron.

¿Quieres unirte al llamado para impulsar las acciones de Fortaleza? Puedes donar en especie o efectivo, hacer voluntariado o brindar acompañamiento a una mujer para que pueda continuar su vida libre de violencia. Si conoces a alguien que es víctima de este problema, llama al 5633 4512 o 01800 8391 033, el servicio es gratuito las 24 horas del día.

Escucha el podcast Todos Para Uno aquí, infórmate y contribuye a que más mujeres recuperen su integridad.

Recommended Posts

Dejar un comentario