Sistema B surge como una manera más generosa de abordar y encaminar las empresas hacia el cuidado del medio ambiente y las personas, aunado a la medición de su desempeño financiero

Durante muchos años el éxito y buen desempeño en las empresas se ha basado únicamente en términos financieros. Pero hoy, los efectos devastadores del cambio climático y el panorama de inequidad social exigen un cambio. Muchas empresas se están transformando gracias a Sistema B, una organización latinoamericana que promueve una economía donde el éxito también se mide en el bienestar de las personas y cuidado del medio ambiente.

Encaminada a encontrar una nueva forma de redefinir el sentido del éxito en la economía, la letra B de Sistema B se refiere al beneficio, no solamente desde el punto de vista financiero y económico, sino de las personas, la sociedad y el medio ambiente. Sistema B diagnostica y brinda la certificación B aquellas compañías que se convierten en agentes de cambio y generan un impacto relevante en problemas sociales y ambientales.

Como explica Javier Herrero, director de programas estratégicos de Sistema B, se trata de que cada vez más las organizaciones unan su responsabilidad social con el core business y jueguen un papel clave en la resolución de los problemas sociales y la sostenibilidad a largo plazo. “Se está tomando una consciencia de que una empresa no es solamente los ingresos que percibe, sino el impacto que logra en la calidad de vida de todos sus públicos de interés”, señala Herrero.

Esta iniciativa surge en Estados Unidos hace 14 años para que las organizaciones tengan una herramienta que les brinde una visión de 360 grados acerca de su impacto en la sociedad. Luego, en 2012 llega a Latinoamérica como Sistema B también con una solución gratuita para que las empresas obtengan un diagnóstico sobre su desempeño en diversas áreas de Beneficio para la sociedad. A nivel global, en la actualidad, existen más de tres mil empresas B y en México suman 55.

“Si queremos una transformación profunda, no debemos dejar todo en manos de los gobiernos y la sociedad civil. Las empresas son la punta de lanza de estos cambios”, comenta Herrero. La transformación se da primero a nivel interno en las compañías con el cambio de estatutos, filosofía e indicadores de desempeño. Por ejemplo, no se trata solo de vender más, sino de generar menor impacto ambiental y aportar a la calidad de vida de las personas, tanto personal, clientes, proveedores como consumidores finales.

Ser B: responsabilidad de todos

Para ser una empresa B también se debe profundizar en la reflexión sobre la equidad de sus trabajadores, en términos de reducir la brecha salarial y enfocarse en el desarrollo profesional y crecimiento personal de cada empleado. Asimismo, la calificación B se extiende externamente a clientes y proveedores mediante el fortalecimiento y multiplicación de los procesos de impacto social. También se genera conciencia respecto al manejo de los derechos humanos en toda la cadena de valor de una compañía.  

En esta línea, ser B es un pasaporte a la competitividad. Serlo es garantía para los inversionistas, las empresas B pueden acceder a mejor financiación con tasas preferenciales. En algunas partes del mundo, los bancos piden a las empresas que sostengan la certificación B, por ejemplo. Del mismo modo, más gente quiere trabajar en organizaciones B y más consumidores conscientes quieren comprar productos o servicios a compañías con esta certificación.

Es, en suma, una nueva forma de ver la economía y de estar parados en el mundo actual y para lograrlo, los diferentes sectores deben contribuir:

  • La academia debe incorporar este discurso por ser semillero de emprendedores.
  • Los medios de comunicación, difundir esta nueva mirada y desafío.
  • Las autoridades pueden crear condiciones que favorezcan a las empresas B en las contrataciones públicas.

Las compañías B son las que buscan ser no solo las mejores del mundo, sino las mejores para el mundo. ¡Conoce más sobre esta iniciativa en el episodio del podcast Todos Para Uno!

Recent Posts

Dejar un comentario