¿Sabías que los términos “sostenible” y “sustentable” surgen por la preocupación del cuidado del medio ambiente? El origen se remonta a la década de los 70 cuando, a nivel mundial, se manifestaba la crítica a la viabilidad del crecimiento económico como objetivo de desarrollo.

Desde entonces, la sostenibilidad se refiere a mantener el desarrollo de energías renovables con la intervención humana, así como a la producción de recursos energéticos sin comprometer el bienestar del medio ambiente.

Por su parte, la sustentabilidad consiste en promover el crecimiento regulado de medidas políticas y sociales para encaminar los recursos de la Tierra a las necesidades de los humanos, sin causar daños y siempre en búsqueda de renovar los recursos tomados.

Es por ello que los conceptos “autosostenible” o “autosustentable” no son correctos, ya que se refieren a que la sostenibilidad y la sustentibilidad son acciones que se realizan por sí mismas. Sin embargo, en ambos casos siempre se requerirá de la participación humana para que las energías renovables y la regeneración de los bienes naturales se logre adecuadamente.

¿Qué necesitamos para lograr el desarrollo sostenible?

El desarrollo sostenible se basa en tres ejes de resultados: crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y desarrollo social; sin estos elementos sería imposible lograrlo. Por ello, es indispensable contribuir a través de diversos mecanismos como:

  • Simplificar el consumo de productos que tienen impacto directo con el desperdicio y la generación de basura

 

  • Dar mayor utilidad a lo que consumes antes de desecharlo
  • Reciclar para que los materiales sean reutilizados
  • Consumir responsablemente tecnologías para reducir la huella ecológica. De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología (INE), los aparatos electrónicos generan alrededor de 29 mil toneladas de basura en México cada mes
  • Promover acción ciudadana a través de la divulgación en medios digitales, de comunicación y escuelas para crear conciencia
  • Respetar y hacer valer las políticas públicas que promueven el desarrollo sostenible

 

¿Y el desarrollo sustentable?

Debemos involucrarnos más en medidas enfocadas a la administración eficiente y responsable de los recursos naturales. Debido a que este concepto engloba estrategias sociales, económicas y medioambientales, es importante tomar en cuenta los siguientes principios de sustentabilidad que deben ser gestionados desde una figura de gobierno:

  • Impulsar sistemas democráticos que aseguren la participación ciudadana transparente, en la toma de decisiones respecto al consumo de recursos naturales
  • Generar mecanismos capaces de crear excedentes y conocimientos técnicos sobre la importancia de la sustentabilidad en la economía
  • Crear sistemas de producción capaces de preservar el medio ambiente, la diversidad y la biodiversidad
  • Promover sistemas tecnológicos para la investigación constante de nuevas y posibles soluciones
  • Implementar sistemas internacionales para la promoción de modelos de comercio y finanzas duraderos

Para que cada individuo, sociedad y nación logre el desarrollo sostenible y sustentable, es primordial generar conciencia y reflexión colectiva, así como tomar acción responsable en el actuar diario: desde el hogar, la escuela, el trabajo y todo aquel lugar y ambiente en el que nos desarrollamos.

¿Quieres contribuir? Acércate a instancias como las Organizaciones de Sociedad Civil de tu comunidad para comenzar a actuar y no olvides pasar la voz. ¡Conviértete en agente de cambio por el bien de nuestro planeta!

Recommended Posts

Dejar un comentario