Seguramente has escuchado hablar de los derechos humanos, pero ¿sabes cuáles son y qué los define? Los gobiernos son los encargados de garantizarlos; sin embargo, es la misma sociedad quien en ocasiones los desconoce, sobre todo en condiciones en las que se ha normalizado la violencia.

Bajo esta premisa, Cynthia Valdés, Oficial Nacional de Desarrollo Social y Económico Incluyente en Programa Nacional de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) México, conversó con Marisol Fernández, directora de Inversión Social de Nacional Monte de Piedad en el podcast Todos Para Uno, sobre las señales que debemos observar para detectar las prácticas de violencia y discriminación y cómo evitar ser parte del problema.

La importancia de los derechos humanos

Los derechos humanos son aquellos con los que contamos desde el momento en que nacemos todas y todos, y se definen como un conjunto de prerrogativas que garantizan la dignidad de cualquier individuo para su desarrollo social; por ello, se deben ejercer y construir día con día. Un ejemplo de ello son el derecho a la vida, al alimento, a la educación o a la salud, mismos que se ejercen a diario en mayor o menor medida.

Con base en el reconocimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), existen tres categorías:

  1. Derechos económicos, sociales y culturales: Deben garantizar el bienestar económico de los individuos a través del acceso al trabajo, educación y cultura, con las condiciones adecuadas, equitativas y de seguridad social.
  2. Derechos civiles y políticos: Garantizan la seguridad, movilidad, la libertad de expresar diferentes puntos de vista y la participación política.
  3. Derechos colectivos o supranacionales: Son aquellos que promueven el derecho a la paz, el desarrollo o el medio ambiente sano, y van más allá de los aspectos nacionales.

Falta de derechos humanos, ¿a quién afecta?

Para analizar el vínculo entre los Derechos Humanos y el desarrollo humano es importante entender que este último es el proceso en el que se amplían las libertades y la capacidad de actuar de todos, a fin de crear oportunidades con las que el individuo pueda elegir vivir la vida como más le agrade. Ambos conceptos, tanto derechos como desarrollo humano sostenible, se encuentran íntimamente ligados, ya que sin garantía, no hay derechos.

En entornos de desigualdad y de exclusiones duras, existen personas que no cuentan con acceso a las mismas oportunidades que los demás. Aunado a ello, Valdés menciona que al menos 53 millones de personas se encuentran en pobreza multidimensional, es decir, además de no contar con los servicios básicos, es una población que no tiene acceso a la salud o la educación, lo cual rezaga considerablemente la garantía de sus derechos.

¿Qué pasa con la violación de los derechos humanos?

En el desconocimiento de los derechos se pierde parte de la conciencia sobre si existe una violación o ausencia de los derechos. Esto es porque se asume que están presentes y que debemos ejercerlos.“Como sociedad, debemos reconocer que todos somos diversos. Cuando nos reconocemos frente al otro, entendemos y respetamos las diferencias. El problema es cuando esas diferencias implican una desigualdad”, señala Valdés.

Este tipo de prácticas limitan ejercer libremente el ejercicio de derechos en la vida diaria, debido a que en factores tan simples como en la forma de expresión o de comportamiento, hacemos valer o no los derechos humanos. 

¿Cómo contribuir al respeto de los derechos humanos de todos?

Una solución para que el panorama pueda tener un cambio positivo es promover los derechos a través de instancias como el Estado, así como el núcleo familiar, las Organizaciones de Asociación Civil, el sector privado como empleador, así como los medios de comunicación que deben contribuir al ejercicio de los derechos en la cotidianeidad. 

Es tarea de todos promover e impulsar que los derechos humanos se garanticen para todas las personas y, por lo tanto, para uno mismo. Por ello, es importante:

  1. Conocer los derechos que tenemos individualmente, y que son iguales a los de los demás. 
  2. Reflexionar sobre los prejuicios generados, a fin de crear un cambio desde un ámbito personal.
  3. Ser agentes de promoción de los derechos humanos para quienes no tienen acceso a la información o conocimiento sobre el tema.
  4. No ser cómplices de la violación de derechos, tener un compromiso con la diversidad y promover el respeto a través de políticas activas.
  5. Evitar la difusión de prejuicios y estereotipos.
  6. Preguntarte si eres parte del problema o de la solución para accionar adecuadamente en beneficio de la sociedad.

¿Quieres saber más sobre los derechos humanos y la labor del PNUD en México? Ingresa aquí y conoce la labor que realizan para promover el desarrollo de las sociedades.

Da clic aquí para escuchar el episodio completo del podcast Todos Para Uno y sé parte de la solución.

Recommended Posts

Dejar un comentario