En la actualidad existen más de 70 millones de personas desplazadas en todo el mundo, pero la mayor parte de la población desconoce las razones de estos movimientos y los problemas que deben enfrentar quienes abandonan su lugar de origen.

En el podcast Todos Para Uno, Marisol Fernández, directora de Inversión Social de Nacional Monte de Piedad, platicó con Zayra Huerta del área de Procuración de Fondos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y con Juan Pablo Álvarez, Asistente de Soluciones Duraderas de ACNUR, para comprender la problemática de raíz y conocer su labor.

¿Qué diferencía a un migrante de un refugiado?

Zayra Huerta refirió que un migrante puede regresar a su país sin correr peligro alguno, a diferencia de un refugiado, a quien le puede costar la vida si regresa. Por ello, es importante comprender que en la condición de refugio, la persona huye de su país debido a la violencia generalizada.

Existen dos actores que se han convertido en los factores principales para que una persona decida solicitar asilo en otros países, estos son:

  • Actores estatales: se refiere a la violencia generalizada y propiciada por el Ejército u órganos del Estado, persiguen a una población objetivo.
  • Actores no estatales: hablamos de guerrillas, pandillas y grupos delictivos que no son parte de la estructura del Estado.

El problema en México

De acuerdo con el ACNUR, el 70% de migrantes y refugiados provienen de El Salvador y Guatemala, mientras que el otro 30% es originario de Venezuela. Ante las condiciones sociales y políticas de estos países, el problema de desplazamiento forzado va en aumento:

  • En 2014 se registraron dos mil 137 solicitudes de asilo en México.
  • Para 2018, las solicitudes aumentaron a 29 mil 600. 
  • De enero a junio de 2019 se presentaron 30 mil solicitudes.

Asimismo, es necesario poner en contexto que México es un país de 123 millones de habitantes. En términos de refugiados, hay uno por cada mil 600 habitantes,  a comparación de Líbano, donde una de cada seis personas es refugiada.

En tanto, la impresión de la sociedad hacia los migrantes y refugiados ha cambiado: “si anteriormente se tenía una percepción de solidaridad y empatía, actualmente esto ha disminuido, porque la gente cree que desplazarán los trabajos para los mexicanos y que generarán mayor inseguridad”, señalaron los representantes de la ACNUR.

La realidad de los refugiados en México

En el caso de los refugiados en México, el perfil es heterogéneo; sin embargo, sí es un problema que discrimina entre los niveles socioeconómicos y se debe a que las pandillas u organizaciones criminales están sectorizadas principalmente en regiones de Centroamérica donde converge la pobreza.

En ocasiones, las personas que buscan refugio se trasladan con pocos recursos, por lo que la facilidad de atravesar los límites del sur de México ayuda mucho; sin embargo, al llegar a nuestro país tienen que enfrentar otros problemas de violencia, lo que propicia a desarrollar un nivel de vulnerabilidad alto al no contar con la protección que un connacional tiene.

Aunado a lo anterior, los refugiados desconocen sus derechos, entre ellos el de solicitar asilo. Por ello, el ACNUR provee ayuda para realizar el proceso de refugiado a nivel estatal y brinda alojamiento.

ACNUR, protección y refugio

Salvaguardar los derechos y el bienestar de las personas desplazadas es el principal propósito del ACNUR. Además, busca asegurar soluciones para los solicitantes de refugio a través de:

  • Información sobre la situación que están atravesando.
  • Asesoría legal para la solicitud de refugio.
  • Albergues.
  • Asistencia humanitaria.
  • Asistencia de salud y educación.
  • Asistencia para el empleo digno.

Actualmente, los albergues han llegado a ser insuficientes para las personas que deben esperar 45 días hábiles para tramitar su reconocimiento de refugiado. “Hay una necesidad de apoyo, de tener mayores espacios de alojamiento”, señaló Álvarez.

Además, ocho de cada 10 refugiados se encuentran en países en vías de desarrollo como México. “A nivel local lo vemos, por ello se requieren lugares más prósperos, con mejores condiciones y oportunidades para ellos.”, añadieron los representantes del ACNUR.

Pero ¿cómo apoyar la labor del ACNUR para restaurar el el futuro de las personas desplazadas de sus países?

“Lo primero es recordar de dónde venimos y reflexionar sobre nuestro propio árbol genealógico, ya que México es una muestra clara de este fenómeno. También debemos inclinarnos por no comprar los discursos de xenofobia y de miedo, porque tendemos a criminalizar a los refugiados o a los migrantes”, apuntó Zayra Huerta.

“Asimismo, las empresas podrían aportar mucho contratando refugiados porque tienen derecho a trabajar, de acuerdo a lo establecido en el marco jurídico”, añadió Juan Pablo Álvarez.

La sociedad civil también puede unirse al llamado ayudando a albergar a las personas refugiadas con donativos en especie o efectivo, así como a través de voluntariado o simplemente pasando la voz sobre la labor del ACNUR y contribuyendo a mitigar los discurso de odio sobre migrantes y refugiados.

¿Quieres contribuir a salvaguardar la calidad de vida de quienes lo necesitan? Ingresa al sitio web del ACNUR, conoce su historia y labor, y no dejes de seguir sus pasos.

Escucha el podcast completo de Todos Para Uno dando clic aquí y conviértete un agente del cambio asistiendo a los refugiados en nuestro país.

Recommended Posts

Dejar un comentario